viernes, 18 de enero de 2013

La historia de TOM



Frente a la iglesia queda una clínica veterinaria, ahí llegó Tom. Llegó con un problema en una rodilla y mucho tiempo sin peinarse y bañarse, de modo que tuvieron que cortarle el pelo bajito puesto que lo tenía muy enredado. Además se quedaba solo la mayor parte del tiempo. Entonces recordé un trozo de la Biblia que dice: "El hombre justo se preocupa de la vida de sus animales, en cambio las entrañas de los malvados son crueles" Proverbios 12,10

Ustedes saben que a mi casa llegó un Yusito llamado Gaspar por el día de los reyes magos, esa noche lo alimenté, y en la mañana se fue. Entonces fui a la clínica a ver si tenían un perro para recibirlo en adopción, entonces me encontré con él. En la clínica veterinaria tenía un espacio muy reducido. La mayor parte de las personas adoptan cachorros y sanos, pero yo no sólo pensé en mí sino también en él. Aquí tiene un terreno grande para correr, cariño, atención y compañía.

En mi vida he tenido un morrocoy, una gata y un loro, pero es primera vez que adopto a un perro. Hay mucho que aprender de las mascotas y una de esas cosas es que aunque muchos cambien contigo, incluso tú mismo, ellas te seguirán queriendo y mirando con los mismos ojos. Pobre o rico, santo o pecador, sano o enfermo, su amor no está condicionado por las circunstancias. Hoy se quedó en mi cuarto y creo que inevitablemente también se está quedando en mi corazón