miércoles, 29 de mayo de 2013

Ni tan calvo ni con dos pelucas



Entiendo que en este mundo donde se impone la tolerancia y el respeto al distinto se busque utilizar un lenguaje adecuado, o "políticamente correcto". La palabra mongólico fue sustituida por personas con Síndrome down, aunque hace poco insultaron a mi hermana por utilizar este término, el padre de la criatura le dijo de mala manera que se dice "niño especial". Aclaro que no quiero salvar la responsabilidad de ningún actor político en este caso. El asunto de adecuar el lenguaje me parece interesante y hasta conveniente pero, a ver cómo lo digo sin herir suceptibilidades, que de esto se trata, los términos cambian tan pronto y nos agarran desprevenidos.

Un día como hoy se estaría celebrando el día de los viejos, palabra que a nadie ofendía hace 20 años, todavía resuena en nuestros oídos la hermosa canción de Piero de los años 70: "Es un buen tipo mi viejo..." y algunos papás todavía lloran cuando se les canta. La palabra anciano sustituyó a la palabra viejo. Pero cuando pensamos que la palabra "adulto mayor" era la definitiva, ahora hay quienes se ofenden y dicen que la palabra adecuada debería ser "persona con juventud acumulada". Ayer puse que que uno de los orgullos del estado Lara era el coro "Manos Blancas" de niños sordos, y me dijeron que se escribía niños con discapacidad auditiva. Y pare de contar: Persona con gustos sexuales de igual índole; Trabajadora especialista en relaciones eróticas no permanentes en el tiempo ni en el espacio; Personas con discapacidad de folículo capilar (en vez de pelón); Persona interesada en unificar criterios informativos equilibrados de contenido político en los medios de Comunicación Social; Persona con incorformidad respecto a sus propios bienes materiales que sintiéndose interesada por los de los demás sustrae en parte o por completo bienes privados de diversa índole.

Yo soy cura cuál es el problema, o curita no me importa, si quiere sacerdote o presbítero o simplemente Chulalo. Pues resulta que este curita ya no es sordo del oído izquierdo sino un presbítero con discapacidad auditiva lateral izquierda.¡NO ME FRIEGUES! Soy sordo del oído izquierdo y cual es el "aire que se expulsa por conducto inferior del cuerpo humano", soy feliz así ¡Pa lo que hay que oír.!
Cantemos pues "Es una buena persona mi padre afrodescendiente con juventud acumulada..."