miércoles, 27 de noviembre de 2013

¿Por qué no entrar nosotros en ese río de alegría?



He estado exponiendo en modo de síntesis la exhortación del papa Francisco "La alegría del Evangelio". No pretendo sustituir el texto sino presentar en modo de condensados las ideas principales. Continuamos con los números 4 y 5. Si sumamos estos números a los anteriores van 40 menciones de la palabra alegría y sus sinónimos.

4. [El papa agrupa en este número varias citas del Antiguo Testamento sobre la alegría, esta palabra y sus sinónimos (regocijo, gozo, júbilo) aparece 15 veces.]

“Los libros del Antiguo Testamento habían preanunciado la alegría de la salvación, que se volvería desbordante en los tiempos mesiánicos.”
ISAÍAS:
La alegría del profeta 9,2
La del pueblo entre cantos 12,6
La alegría del mensajero 40,9
La alegría de la creación 49,13
ZACARÍAS:
La alegría ante el Rey que llega en un burrito (9,9).
SOFONÍAS: [Al Papa le encanta esta cita donde Dios aparece bailando]
“Me llena de vida releer este texto: « Tu Dios está en medio de ti, poderoso salvador. Él exulta de gozo por ti, te renueva con su amor, y baila por ti con gritos de júbilo» (3,17).
SIRÁCIDES:
La alegría de las pequeñas cosas de la vida cotidiana, “como respuesta a la afectuosa invitación de nuestro Padre Dios: « Hijo, en la medida de tus posibilidades trátate bien […] No te prives de pasar un buen día » (Sirácides 14,11.14). ¡Cuánta ternura paterna se intuye detrás de estas palabras!”

5. [El número 15 está dedicado a la alegría en el Nuevo Testamento] La palabra alegría y su sinónimo (gozo) aparece 20 veces]
LUCAS:
Saludo del ángel a María (Lc 1,28).
Juan salte de alegría en el seno de su madre (Lc 1,41).
La oración de María: «Mi espíritu se estremece de alegría en Dios, mi salvador » (Lc 1,47).

La alegría de Jesús: Jesús (Lc 10,21).
JUAN
La alegría de Juan: (Jn 3,29).
La alegría de su mensaje:(Jn 15,11).
La alegría de los discípulos: (Jn 16,20), (Jn 16,22), (Jn 20,20).
HECHOS DE LOS APÓSTOLES:
La alegría de la comunidad cristiana:(2,46), (8,8)
En medio de la persecución (13,52).
La alegría de los convertidos (8,39), (16,34).
“¿Por qué no entrar también nosotros en ese río de alegría?” Papa Francisco