martes, 24 de diciembre de 2013

Mensaje y oración de Navidad



HOY NOS VISITA EL SOL QUE NACE DE LO ALTO:

"Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el Sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte y para guiar nuestros pasos por el camino de la paz". (Lc 1,67-79)

Estas son las palabras que salen de la boca de Zacarías el papá de Juan el Bautista acerca de Jesucristo, en la misa de aguinaldo de hoy, preparación para la misa de "gallo" en la noche, o misa de NOCHE BUENA, ya mañana es NAVIDAD. 

No es extraño que muchas culturas creyeran que el Sol era Dios y lo adoraban como tal, egipcios, griegos, romanos y hasta los mayas. El Sol ilumina, da calor, siempre vuelve victorioso trayendo luz después de cada noche, ¿Quién le gana en esplendor?. Solamente los judíos dejaron explícitamente claro en la Biblia, que el Sol era una criatura, no el creador. Los cristianos heredamos la fe en un Dios creador del Universo, de todo cuanto existe.

La Iglesia en su deseo de acercar a los paganos a la fe en Cristo, sustituyó una fiesta romana de adoración al Sol que celebraban los romanos el 24 de Diciembre para poner a Jesucristo como el verdadero Sol. No se trata de mantener un culto sustitutivo, sino de poner en el centro al SOL QUE NACE DE LO ALTO, el único digno de adoración y gloria.

Por eso esta es la fiesta de la LUZ y los países se llenan de luces. Consciente o inconscientemente están celebrando al que dijo:"Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no camina en tinieblas" (Lucas 8,12) y nos invita a demás a iluminar la vida de los demás como él lo hace Mateo 5, 15.16. Esa es la razón por la cual, la custodia donde se pone la hostia consagrada es en forma de sol, para recordarnos a Cristo, Sol que nace de lo alto. Esa es la razón por la cual se pone una velita junto al Sagrario. Él es la luz verdadera que ilumina a todo hombre (Juan 1,9). De él dijo el anciano Simeón que es "Luz para alumbrar a las naciones" (Lucas 2,32)

Les invito en medio del ruido propio de este tiempo a orar conmigo, a ponerte como quien se pone en la playa de cara al sol para recibir sus rayos que calientan tu cuerpo ante Dios para que caliente tu espíritu:
"Señor Jesucristo, 
tú eres el Sol que nace de lo alto
para iluminar a los que viven en tinieblas
y en sombra de muerte
y para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz.
Disipa de mi corazón con tu luz toda tiniebla, toda tristeza, toda desesperanza,
todo pensamiento de derrota, de depresión, de sin sentido,
todo resentimiento y rencor. 
Quiero ser luz contigo,
e iluminar a mi entorno con la luz que proviene de ti.
Pon luz en mi corazón Señor, en mi mirada, en mis palabras, en mis obras. 
Ayúdame a iluminar en vez de ir maldiciendo la oscuridad y guía mis pasos y los de mi patria por el camino de la justicia y la paz"