lunes, 7 de abril de 2014

Relato sin censura sobre un torturado

La Sábana Santa, se encuentra en Turín Italia. Es la reliquia católica más examinada en los últimos tiempos. Originalmente es una tela de lino que se ponía por debajo y por arriba de quien iba a ser embalsamado en tiempos de Cristo. Dado que Cristo murió el viernes Santo en la tarde, ya para los judíos "no laborable", el cuerpo de Cristo se puso en la sábana sin ser limpiado ni ungido, esperando que las mujeres lo hicieran el Domingo. Según la Biblia y alertado de que las mujeres no habían encontrado el cuerpo (Juan 20,6) Pedro llegó, entró en el sepulcro y vio también (además de Juan) los lienzos tumbados (sin hacer bulto). 

La prueba del Carbono 14, realizada en la década de los 80 y que puede evaluar el deterioro del isotopo radiactivo de todo ser vivo para datar su antigüedad (lino con que fue confeccionada la tela) arroja un resultado cercano siglo XIII, lo que implicaría una falsificación, cosa imposible por varias razones:

1. El hombre de la Sábana es anatómicamente perfecto, algo ajeno a cualquier pintura de esta época

2. Las torturas sufridas por el hombre coinciden exactamente con el modo de torturar de los romanos. Se han contado por todo el cuerpo unos 121 golpes elaborados por “Flagrum” romanos, instrumentos de correas de cuero con pellas de acero o de huesos en las puntas. La exactitud de las torturas con respecto a tiempos de Cristo era algo ignorado por la gente de la edad media.

3. La primera foto que ves es la imagen original (parte frontal). La segunda es un negativo fotográfico de la Sábana original que descubrió un misterio fascinante: nitidez, relieve y exactitud espacial del imagen. Si tienes una herida en el costado derecho y te cubres con una sábana, en ella aparecerá la herida del costado izquierdo, a modo de reflejo de espejo. Puedes hacer este experimento, utiliza la primera imagen, invierte los colores y se producirá la segunda. Este efecto sólo pudo ser descubierto después de la invención de la cámara fotográfica, en una foto tomada por el fotógrafo oficial de los príncipes de Saboya, Secondo Pía. (Los triángulos y quemaduras laterales fueron resultados de quemaduras que sufrió la Sábana y parches que remendaron las quemaduras más graves)

4. En 1973 el panlinólogo (experto en polen) y criminólogo Max Frei, clasificó 49 especies de polen. 16 de la zona centro-norte europea, 20 de la zona Urfa, Edesa, Constantinopla. 13 de especies alófitas de la zona del Neguev y el Mar Muerto, tierra de Jesús. Ocho de estas 13 se extinguieron hace unos dos mil años y se han encontrado en fósiles en el lodo del Mar Muerto.

5. Estas investigaciones motivaron en 1978 en Estados Unidos la creación de un equipo llamado PROYECTO DE INVESTIGACIÓN PARA EL SUDARIO. 

Cincuenta científicos interdisciplinares a cargo de Jhon Jakson llegaron a Turín para examinar la Sábana. Las 8 toneladas de equipo fueron retardadas por las autoridades comunistas de Turín. Tuvieron que afirmar que no se trataba de algo religioso sino científico. Entre el personal se encontraban 6 agnósticos, 3 judíos, 4 católicos y el resto mormones,luteranos, bautistas, presbiterianos, congregacionalistas, episcopales, calvinistas, muchos no practicantes. 

Fueron positivos la búsqueda de seroalbúmina, el test de los pigmentos biliares, el test de proteínas de sangre. “Mediante el empleo de anticuerpos fluorescentes, hemos logrado averiguar que se trata de sangre humana” . Es del tipo AB frecuente en hebreos y libaneses. Además determinaron que en la tela no hay trazo de pigmentación alguna con el que se pudiera elaborar artísticamente la figura.

6. Sometida una foto tomada en 1973 a la VP8, analizador de relieves de terrenos utilizado por la NASA, dio como resultado una imagen tridimensional, una escultura del hombre de la Sábana. La única explicación posible es que de aquel cuerpo envuelto tuvo que producirse una radiación que hizo que el cuerpo quedara impresionado en el lienzo que funcionó a modo de placa fotográfica. El resultado serían quemaduras ligeras en relación inversa al foco de esa radiación.

7. Pero la humillación más grande de un crucificado era la desnudez, el crucificado era desnudado completo para el escarnio de los enemigos y la humillación de sus familiares. Las imágenes respetuosamente cubren la zona pélvica del crucificado. En el caso de la Sábana, los brazos fueron colocados de modo que las partes íntimas del crucificado estuvieran sobre los genitales en un acto de respeto al maestro de parte de José de Arimatea y de Juan, el joven discípulo amado, el único de los apóstoles que tal vez por joven, se quedó sin miedo de los violentos, al pie de la cruz de su amigo,desnudado, torturado, desangrado en la plenitud de su juventud.
"Lo que hiciste a uno de mis hermanos a mi le lo hiciste" Mateo 25, 40 

Tengo un trabajo más extenso sobre este tema y las investigaciones al respecto si estás interesado infórmame vía Facebook o Twitter