sábado, 24 de mayo de 2014

Se repite la historia, sólo cambia el país



Hugo te fuiste, ayer nos abrazamos, lloraste y eso me conmovió. Te despediste y hoy te fuiste. Y contigo se va tu esposa, y mi sobrina nieta Belén Sofía. Dentro de poco se irá mi barbero Omar Arturo su esposa y sus hijos, también se fue el hijo de Geraldine y Oscar, y se fue Erick, el guitarrista del grupo de los domingos en la tarde. Pronto se irán todos los miembros de una familia que me adoptó como parte suya, sobrinos , hermanos, padre y madre, se van. Se va el tío Angel de los Encuentros familiares y también su esposa. Panamá, USA, España, Bogotá muchos destinos parecen ser prometedores.

Y no se van de vacaciones, se van buscando nuevos horizontes. Cuando un país marcha bien la gente se va de vacaciones, cuando un país anda mal la gente se va para establecerse y empezar una vida nueva, más prometedora y el terruño se quiere y se extraña dondequiera que se esté.

En tu caso Hugo, no te vas de Turista, me consta que no eres capitalista ni facista, ni eres sifrino, ni burguesito. Te vas porque eres emprendedor, porque te arriesgas, porque quieres brindarle a tu hija Belén y a tu esposa Ale un presente mejor. Te vas porque aquí lo que abunda es el desabastecimiento, la Inseguridad, la violencia, la impunidad, el sueldo no rinde, la plata no alcanza. La gente honesta vive encerrada en urbanizaciones o barrios encarcelados con rejas y candados mientras los malhechores vagan libres e impunes. Los estudiantes son perseguidos y los malandros son equipados y se sienten guapos y apoyados. Es más dentro del culto a María Lioza los nuevos santos son la "Corte malandra", imágenes de yeso de ladrones, matones y violadores que vivieron sembrando el mal en los barrios y urbanizaciones.

Hacer el mercado se ha convertido en un verdadero Vía Crucis. Quejarse de la situación o denunciarla parece ser el peor pecado. Puedes recibir amenazas de muerte por asistir a una caminata religiosa por la por Paz, como en mi caso, o ser amedrentado por denunciar el adoctrinamiento terrorista en la formación premilitar de un colegio católico, o simplemente por mostrar la patética realidad en una foto de celular, aunque sea vergatario. Cuando uno como sacerdote denuncia los asesinatos, la mentira y el robo es acusado de cura "político", olvidando ellos que "No matar", "No robar" y "No mentir" son simplemente 3 de los 10 mandamientos de la ley de Dios con cuyo cumplimiento, sobrarían muchas constituciones y leyes.

Se repite la historia, sólo cambia el país. Porque en los años 50, la cosa era al revés. Los españoles, portugueses e italianos y luego hasta los árabes y los chinos, encontraron que Venezuela era prometedora y que cualquiera surgía con un poco de esfuerzo. Venezuela era tierra de esperanza. Te vas Hugo, y pensar que te llamas Hugo y naciste en Barinas. Que Dios te bendiga y bendiga a todos los compatriotas que se encuentran fuera, hoy día de María Auxiliadora.