lunes, 30 de junio de 2014

Intente contentar a los demás y morirá en el intento



COMENTARIO:
"Hola Padre. Buen día. Con toda sinceridad y con el corazón en la mano le digo... que esa foto donde esta con el Topo yiyo no me gusta. Recuerde que usted es seguido por personas que lo aprecian y le desean lo mejor, pero también por personas que no le tienen mucho afecto. Saludos de Corazón. Usted es una figura publica y si bien no tiene porque conducirse por lo que digan o los pareceres de otros, recuerde que usted es un modelos para sus feligreses"

RESPUESTA:
Nunca fui buen deportista, para mí, y tal vez porque mi inteligencia no era kinestésica ni tampoco lógica matemática, era una verdadera vergüenza hacer deporte y una verdadera frustración presentar las tres Marías, Física, Química y Matemáticas. En ese momento no se había descubierto lo de las inteligencias múltiples. La gente decía: Este es bruto para el deporte o bruto para las matemáticas. Mi consuelo fue oír a Arturo Uslar Pietri diciendo una vez que tenía una "ignorancia enciclopédica" con respecto a los números. Quién iba a pensarlo. Entonces entendí que no era bruto por haber elegido Humanidades y que incluso tenía además otras inteligencias, para la sociología, para la literatura, para la espiritualidad, la psicología, la religión, la Biblia, la biología, para la comunicación social, el humor y para el arte.

Cuando un cura juega futbol, nadie le cuestiona por qué no evangeliza mientras juega. Cuando decidí entrar en facebook, les digo sinceramente que simplemente quería jugar futbol, es decir, pasarla bien y utilizar este medio para encauzar todas esas inteligencias que Dios me dio. Quien realmente me conoce sabe que mi vida sacerdotal es sumamente activa, que entre otras cosas que dedico 15 horas semanales a la confesión y al acompañamiento espiritual y que mis misas más concurridas han llegado incluso hasta las 4 horas de duración. Eso sin contar bautizos, matrimonios, visita a enfermos que no visitan los curas de sus propias parroquias. Claro que también evangelizo, pero sinceramente las redes sociales son simplemente mi pasatiempo. A veces, sin embargo, me provoca dedicarme a dibujar y despedirlas por lo menos por un mes.

Allá los Testigos de Jehová que como piensan que los únicos que se van a vivir en el paraíso celeste son 144.000 y que los únicos que se van a salvar son ellos. andan de casa en casa con un adoctrinamiento compulsivo, sin darse cuenta que tal vez ni ellos mismos se van a salvar porque según sus teorías superan el número de los privilegiados. Ya lo dijo el Papa Francisco, que los discípulos no se ganan por proselitismo (búsqueda fanática de seguidores) sino por la vida misma y los gestos ordinarios de cada día.

No soy de imágenes piadosas y ridículas, ni de angelitos tocando liras, ni de Jesucristos con caras afeminadas, ni de santos con caras trasnochadas mirando hacia la estratósfera, ni de vírgenes que lloran sangre, ni de gente que se escandaliza porque las Conferencia Episcopal venezolana y muchas otras, permitieron comulgar con la mano. No soy cura de sotana, ni de incienso, ni de pajaritos preñados, ni de poses con cara de santo a juro. Hace tiempo les dije que no pretendía ser obispo, sino santo. Ahora les digo que lo que realmente me importa es ser feliz. Aunque estoy convencido de que los santos de verdad fueron sumamente felices. Y yo que quité la foto del perfil anterior porque me dijeron que estaba muy sexi...