viernes, 6 de junio de 2014

O me enamoro o me enamoro


Recién entrado al convento de padres Carmelitas, había entre los frailes, un cantautor llamado Alexis Colina, era del estado Falcón y tenía una voz privilegiada. El negro que le decíamos nosotros junto con Gazzi Abi Saab ySonia Osio Ron, hacían el mejor trío que uno se puede imaginar, te elevaban al cuarto cielo y te volvían a traer. Después de oírlos cantar no me queda otra que ser sumamente exigente con mis músicos.

Pues bien, Alexis cantaba una canción que repetía "Estoy enamorado de Dios", con una voz extraordinaria. Les voy a decir que me sentía un poco incómodo al principio porque aparte de lo cursi que me sonaba, mi machismo no me dejaba cantarla con todo el corazón.

Tiempo después nos visitó un Carmelita Descalzo y sacerdote, experto en espiritualidad, llamado Maximiliano Herraiz quien nos dijo: "Todo el problema de la vida religiosa es por falta de enamoramiento". Dígase lo mismo de las monjas, de los curas o de los matrimonios, o de la vida, o de cualquier vocación. O te enamoras o no funciona tu vida. Cuando oí esto me dije, o me enamoro o me enamoro.

Lo digo porque en estos días publiqué una oración a mi amigo Jesús, que leída a simple vista sin mayor referencia por cualquier machista, pudiera ser mal entendido. (He aquí el enlace http://padrechulalo.blogspot.com/2014/06/asi-te-quiero-amigo.html) Traigo el tema porque el papa en referencia a la lectura de esta mañana dijo lo siguiente a los sacerdotes: 

"¿Como va el primer amor?". Es decir, ¿estoy enamorado de ti como el primer día? ¿Soy feliz contigo o te ignoro? Preguntas universales que hay que hacerse a menudo, dice el Papa Francisco. Y no solo los esposos dentro de la pareja, sino también sacerdotes, obispos, frente a Jesús. Porque es Él, afirma, quien nos pregunta como un día hizo con Pedro: "Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?".

"Esta es la pregunta que me hago, que hago a mis hermanos obispos y a los sacerdotes: como está el amor de hoy, el que inspira Jesús, ¿no? ¿Es como al principio? ¿Estoy enamorado como el primer día? ¿O el trabajo, las preocupaciones un poco me hacen mirar a otras cosas, y olvidar un poco el amor? Los esposos pelean, pelean. Y eso es normal. Pero cuando no hay amor, no se pelea: se rompe".

Las palabras del Papa tienen que ver con el evangelio de hoy, el hermoso evangelio de hoy. Pedro había negado a Cristo tres veces, y por cada negación, para sanar las heridas e incluso la culpa, Jesús le pregunta a Pedro por tres veces si lo ama a él más que los demás apóstoles. Era lo único que le pedía para encargarlo de sus ovejas. Que conste que Pedro no respondió totalmente a la pregunta. Jesús le hablaba de la palabra amor y el respondía con la palabra "querer" pero Jesús lo entendía perfectamente, al recio pescador de Galilea.

JUAN 21,14-17:

14. Esta fue la tercera vez que Jesús se manifestó a sus discípulos después de resucitar de entre los muertos.
15. Cuando terminaron de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?» Contestó: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Jesús le dijo: «Apacienta mis corderos.»
16. Le preguntó por segunda vez: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?» Pedro volvió a contestar: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Jesús le dijo: «Cuida de mis ovejas.»
17. Insistió Jesús por tercera vez: «Simón Pedro, hijo de Juan, ¿me quieres?» Pedro se puso triste al ver que Jesús le preguntaba por tercera vez si lo quería y le contestó: «Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero.» Entonces Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas.»