viernes, 7 de noviembre de 2014

Prólogo de Humor y de Amor



Para mí es un honor prologar un libro de Freddy Salas. Él practica un Coaching extraordinario. Coaching es una relación profesional de acompañamiento que permite liberar el potencial de cada persona para que pueda superar limitaciones, conductas no deseadas y resolver conflictos, logrando así nuestras metas personales o profesionales. El método que utiliza, es una mezcla de lo Lúdico (el juego), la Motivación y el Humor. Él me pidió hacer el prólogo de humor y yo con gusto accedí. Su "terapia" recibe el nombre de " Humorweaning". Con su permiso publico mi prólogo, que además, espero, sirva como incentivo para leer y conocer su libro.

PRÓLOGO DE HUMOR Y DE AMOR

Mi papá tenía muy buen humor. Cuando era niño y la gente le preguntaba a mi papá si yo era el último, él respondía: “Claro, este es la última carcajada de la Cumbancha”. Un día, caminando con mi mamá, una señora le preguntó: “Señora Nelly, ¿Ese hijo es el último?”, yo sin pensarlo dos veces dije con mucho orgullo: “Sí, yo soy la última carcajada de la cumbancha.” Por supuesto que a mi mamá no le cayó bien la cosa y se molestó mucho. Lo que se hereda no se hurta. Yo, así como ustedes me ven, cura y todo, gozo un puyero y le alegro la vida a mucha gente. Ahora me siento guapo y apoyado con el Papa Francisco cuya principal obra escrita, una vez asumido su pontificado, se llama “El Evangelio de la Alegría”

Humberto Eco, en su obra “El Nombre de la Rosa” hablaba de una abadía en Italia en 1327 donde los miembros no se reían en consideración a Cristo, que sufrió mucho y que nunca se había reído. Pocos saben que Jesús no solamente se reía, sino que también se carcajeaba. Así se deduce de la expresión de Lucas 10,21: “Jesús se ESTREMECIÓ de alegría.” Con razón llaman a Lucas el Evangelio de la alegría

Ya hace tiempo, antes de Jesús, la Biblia hablaba sobre los beneficios del buen humor: Proverbios 15,13: “Corazón contento, rostro radiante; corazón triste, espíritu abatido.” Proverbios 15,15: “Para el infeliz todos los días son malos, el que tiene alegre el corazón está siempre de fiesta.” Proverbios 17,1 “Más vale un trozo de pan seco en paz que en la discordia, una casa llena de banquetes.” Proverbios 17,22: “El buen humor hace bien al organismo; si el espíritu está triste los nervios se deprimen.” Eclesiástico (Sirácides) 30, 21-25: “No te dejes llevar por la tristeza, ni dominar por tus preocupaciones. Un corazón alegre mantiene al hombre con vida; la alegría prolonga su existencia. ¡Vamos! Diviértete y alegra tu corazón; echa lejos de ti la tristeza, porque la tristeza perdió a muchos y no sirve para nada. La envidia y la ira acortan la vida, las preocupaciones hacen envejecer antes de tiempo. El que tiene un corazón alegre tiene buen apetito; lo que come lo aprovecha.”

El humor que nos trae Freddy Felipe, como le dice su mamá cuando está brava, no es un humor que aleja de la realidad, sino que equipa a las personas, ya van 12.000 desde el 2008, para enfrentarla de una manera distinta. Más relajados y felices, para evitar que nos salga una úlcera, que es lo mínimo que nos puede pasar cuando llevamos la cara seria mucho tiempo.

No hace nada me enteré que “La última carcajada de la cumbancha fue cantada, por Javier Solís. Ustedes dirán, ¿Y qué tiene que ver Javier Solís con todo esto?, bueno en esta obra de Freddy Felipe encontré que estaban conectadas en torno al humor, gente como Aquiles Nazoa, Friedrich Nietzsche y Wiston Churchil, ¿Y por qué no Javier Solís? San Agustín decía: “Ama y haz lo que quieras”, porque cuando uno ama siempre actúa de la mejor manera. Yo propongo: “Ríe y haz lo que quieras”, porque así como uno no puede silbar y reírse al mismo tiempo, tampoco puede uno ser malo y reírse al mismo tiempo. Otra cosa es la burla, que es la hija perversa de la risa. Yo celebro que mi vida, antes que llegara a existir en forma microscópica, fue producto de una última pero estrepitosa carcajada. Jajajajajajajajajajajajaja y cataplún, AQUÍ TOY. Padre Jesús Genaro Pérez. Conocido en los bajos fondos con el nombre de “Chulalo