sábado, 31 de enero de 2015

El bien siempre triunfará sobre el mal

La Luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no pudieron vencer la Luz. (juan 1,5)

Si alguna vez pierdes la fuerza del planeta tierra y te deprime pensar en lo que los seres humanos hemos hecho con él, mira esta foto.

"Esta ciudad albergaba a cerca de 50.000 personas, pero tuvo que ser totalmente abandonada luego del desastre nuclear de Chernobyl, en 1986. Debido a la exagerada cantidad de radiación, la ciudad podrá ser habitable después de miles de años."

Sin embargo, los árboles y las plantas en general, que no saben de razonamientos científicos y dotados por Dios con una fuerza impredecible, rompieron el asfalto, treparon sobre el concreto armado, invadieron oficinas, casas y edificios, ocuparon espacios que un día les pertenecieron, y donde el hombre sembró la muerte, renació la vida y se abrió paso la fecundidad. Así es todo lo que viene de Dios, que siempre es bueno.

Tarde o temprano, y tal vez más temprano de lo que imaginamos nuestros ojos contemplarán de nuevo, que el bien siempre triunfará sobre el mal, la verdad sobre la mentira, la justicia sobre la injusticia. la luz sobre la oscuridad, la bondad sobre la maldad, la vida sobre la muerte. Ningún imperio nefasto que se ufanaba de ser eterno ha sobrevivido para contarlo. Ni el Imperio Romano, ni el Imperio Nazi, ni ninguna dictadura militar o civil, de derechas o izquierdas. Al final, terminaron tragándose el mismo estiércol que lanzaron contra sus adversarios. Tanto más humillados cuanto más enaltecidos, tanto más derrotados y hundidos en su propia vergüenza cuanto más prepotentes se mostraban ante el mundo, se reían, humillaban y encarcelaban a sus detractores.

"Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido, y el mar no existe ya. Y vi a la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia que se adorna para recibir a su esposo.Y oí una voz que clamaba desde el trono: «Esta es la morada de Dios con los hombres; él habitará en medio de ellos; ellos serán su pueblo y él será Dios-con-ellos; Él enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte ni lamento, ni llanto ni pena, pues todo lo anterior ha pasado.»Y el que está sentado en el trono dijo: «Ahora todo lo hago nuevo». Luego me dijo: «Escribe que estas palabras son ciertas y verdaderas.» Apocalipsis 21,1-5


martes, 27 de enero de 2015

Conozca el origen y el significado de la frase "Dios Proveerá"


La frase “Dios proveerá” pronunciada por el presidente Nicolás Maduro el día en que le tocaba presentar el resultado de su gestión, ha suscitado una serie de publicaciones, desde los más sencillos y satíricos “memes”, caricaturas, chistes y videos hasta cosas más elaboradas como la carta de Dios a Nicolás Maduro escrita por el humorista Laureano Márquez, que fue leída en una misa por un sacerdote católico en presencia de su autor y criticada indiscriminadamente por el cardenal Urosa Sabino.
La carta en cuestión, a mí me parece otra obra maestra del creativo humorista quien bajo el pseudónimo de Dios explica que la providencia hizo lo que le tocaba al hacer al dotar a Venezuela de riquezas innumerables. Otra  carta que surgió, no menos interesante es la carta de alguien que se identifica como ateo libertario en réplica a la carta de Laureano Márquez, quien mantiene que “el venezolano común está adoctrinado bajo la idea de “Venezuela es un país rico” y usted le confirma que es así en su carta. Sin embargo, la riqueza no es algo que está en la tierra, en el aire o en el agua. La riqueza debe ser producida por alguien.”
A mi modo de ver, tanto la carta de Laureano como la del ateo libertario tienen algo de razón. Creo que Laureano está clarísimo que él no es Dios y su obra tampoco es la Biblia, y como digo, es indiscutible la calidad de su trayectoria de ilustradísimo humorista. Yo simplemente no entiendo que ese Dios se dirija al presidente con tantos “melindres y arrumacos” (palabras de santa Teresa), cuando Dios a lo sumo se dirige a la gente en la Biblia con el simple título de “hijo de hombre”.
Creo que es verdad que nuestros recursos naturales son una bendición de Dios, pero también creo que lo que dice el ateo libertario es verdad, que la riqueza de una nación viene del trabajo humano, pero creo además que el ateo libertario José M. no entendió bien a Laureano que en definitiva viene a decir lo mismo desde perspectivas distintas: El problema es la incompetencia a pesar de los recursos (providencia); el problema es la incompetencia (con o sin recursos). Otras perspectivas surgidas apuntan a que las palabras del presidente son proféticas y podrían revertirse en su contra.
Ni Laureano es Dios, ni el Cardenal es “la Iglesia” como asegura el titular de La Patilla. Yo no voy por tanto a hablar tampoco en nombre de Dios ni de “la iglesia”, hablo desde las luces que nos puede ofrecer la Biblia y sus alcances prácticos.

ANTECEDENTES BÍBLICOS:

El origen del pueblo judío se remonta a Abram (a quien Dios puso por sobrenombre Abrahán: Padre de multitudes), un patriarca (jefe a la cabeza de un clan de personas y de manadas de animales) nómada, es decir que va de sitio en sitio, sin tierra propia por una zona llamada “luna fértil” de oriente (luna por la forma semicircular de esos parajes) que comienza en territorios de Babilonia y termina en Israel. El sueño de personajes como él era “tierra propia” (propiedad privada) y descendencia, (hijos), para echar para adelante la empresa familiar. Anciano, sin hijos y sin tierra, y viendo Dios su buena voluntad y que era un hombre de bien, le promete ambas cosas y las cumple:
“Yavé Dios, dijo a Abram: «Deja tu país, a los de tu raza y a la familia de tu padre, y anda a la tierra que yo te mostraré. Haré de ti una gran nación y te bendeciré; voy a engrandecer tu nombre, y tú serás una bendición. Génesis 12, 1-2…” le daré esta tierra a tu descendencia” Génesis 12,7. Abrahán tiene un primer hijo llamado Ismael (a quien en el libro sagrado de los musulmanes considera el antepasado de los árabes) en una relación con su esclava Agar (cosa permitida en la Ley judía de la época además con el consentimiento de Sara la esposa de Abrahán por razón de su esterilidad que antes se achacaba siempre a la mujer). Pero luego tiene otro hijo con Sara, llamado Isaac, origen del pueblo judío.

DIOS PROVEERÁ:
Cuenta la Biblia que Dios puso a Abrahán en un verdadero aprieto. No voy a analizar los alcances teológicos de esta “prueba”, ni tampoco del burro, vamos al texto donde aparece por primera vez la frase en cuestión:

GÉNESIS 22, 1-14:
“Tiempo después, Dios quiso probar a Abrahán y lo llamó: «Abrahán.» Respondió él: «Aquí estoy». Y Dios le dijo: «Toma a tu hijo, al único que tienes y al que amas, Isaac, y vete a la región de Moriah. Allí me lo ofrecerás en holocausto, en un cerro que yo te indicaré.» Se levantó Abrahán de madrugada, ensilló su burro, llamó a dos muchachos para que lo acompañaran, y tomó consigo a su hijo Isaac. Partió leña para el sacrificio y se puso en marcha hacia el lugar que Dios le había indicado.
Al tercer día levantó los ojos y divisó desde lejos el lugar. Entonces dijo a los muchachos: «Quédense aquí con el burro. El niño y yo nos vamos allá arriba a adorar, y luego volveremos donde ustedes.»
Abrahán tomó la leña para el sacrificio y la cargó sobre su hijo Isaac. Tomó luego en su mano el brasero y el cuchillo y en seguida partieron los dos. Entonces Isaac dijo a Abrahán: «Padre mío.» Le respondió: «¿Qué hay, hijito?» Prosiguió Isaac: «Llevamos el fuego y la leña, pero, ¿dónde está el cordero para el sacrificio?» Abrahán le respondió:
«DIOS PROVEERÁ el cordero, hijo mío.» Y continuaron juntos el camino. Al llegar al lugar que Dios le había indicado, Abrahán levantó un altar y puso la leña sobre él. Luego ató a su hijo Isaac y lo colocó sobre la leña.
Extendió después su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo, pero el Ángel de Dios lo llamó desde el cielo y le dijo: «Abrahán, Abrahán.» Contestó él: «Aquí estoy.» «No toques al niño, ni le hagas nada, pues ahora veo que temes a Dios, ya que no me has negado a tu hijo, el único que tienes.» Abrahán miró a su alrededor, y vio cerca de él a un carnero que tenía los cuernos enredados en un zarzal. Fue a buscarlo y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo. Abrahán llamó a aquel lugar «Yavé provee». Y todavía hoy la gente dice: «En ese monte Yavé provee»

ANÁLISIS DEL TEXTO: Abrahan fue un hombre fiel a Dios, le creyó, vivió en su voluntad, conociendo la bondad de Dios, sabía que no le iba a quitar lo que le había dado y prometido. Estuvo además dispuesto a sacrificar lo que más le dolía confiando en que la providencia de Dios iba a impedir que ocurriera una desgracia familiar, que Dios iba a cambiar los planes en último momento. Hay sin duda una referencia profética a “un cordero” que dará la vida para rescatar la nuestra.

ALCANCE PARA LOS CRISTIANOS:
Los cristianos creemos que Dios es “providente”, y no sólo por el Antiguo Testamento: “El Señor es mi Pastor, nada me falta, en verdes praderas me hace reposar y donde brota agua fresca me conduce” (Salmo 23) Sino también por las palabras de Jesucristo en MATEO 6, 25-34:
“Por eso yo les digo: No anden preocupados por su vida con problemas de alimentos, ni por su cuerpo con problemas de ropa. ¿No es más importante la vida que el alimento y más valioso el cuerpo que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, no guardan alimentos en graneros, y sin embargo el Padre del Cielo, el Padre de ustedes, las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que las aves?
¿Quién de ustedes, por más que se preocupe, puede añadir algo a su estatura? Y ¿por qué se preocupan tanto por la ropa? Miren cómo crecen las flores del campo, y no trabajan ni tejen.Pero yo les digo que ni Salomón, con todo su lujo, se pudo vestir como una de ellas. Y si Dios viste así el pasto del campo, que hoy brota y mañana se echa al fuego, ¿no hará mucho más por ustedes? ¡Qué poca fe tienen!
No anden tan preocupados ni digan: ¿tendremos alimentos? o ¿qué beberemos? o ¿tendremos ropas para vestirnos? Los que no conocen a Dios se afanan por esas cosas, pero el Padre del Cielo, Padre de ustedes, sabe que necesitan todo eso.
Por lo tanto, busquen primero el Reino y la Justicia de Dios, y se les darán también todas esas cosas. No se preocupen por el día de mañana, pues el mañana se preocupará por sí mismo. A cada día le bastan sus problemas.”

ANÁLISIS DEL TEXTO:
1. Jesús no dice que no hagamos nada, hasta las aves del campo salen a buscar el alimento para sus crías.
2. El texto no dice que no hagamos nada, que no nos “ocupemos”, sino que no nos preocupemos, que no andemos ansiosos como si no confiáramos en Dios
3. El texto supone que uno buscó primero EL REINO DE DIOS y SU JUSTICIA. O sea que uno se ocupó de las cosas que le tocaban y Dios luego se ocupó de lo que le tocaba a él.
En medio de la ola de comentarios que suscitó la frase presidencial, escribí estos en mi cuenta de twitter las frases que verán a continuación:
1. Dios perdona siempre, los hombres a veces, la naturaleza nunca.
2. De Dios sólo viene lo bueno. Lo malo de este mundo viene de la ignorancia, la imprevisión y el mal uso de nuestra libertad.
3. La propuesta cristiana no es "nosotros sin Dios" o "Dios sin nosotros", es "Dios con nosotros". Eso que significa "Enmanuel"
4. Dios debería ser un llamado a la perfección. No una excusa para encubrir nuestros defectos.
5. Dios nunca hará por nosotros lo que nosotros tenemos que hacer por nosotros mismos.
6. Dios necesita tu parte en el milagro. Seas Moisés ante el mar Rojo (Éx 14,16) o el sirviente que llena las tinajas en la boda de Caná (Jn 2)

sábado, 24 de enero de 2015

¿Qué tienen en común estas canciones católicas que usted probablemente ha cantado?

Aunque usted no lo crea ¿Qué tienen en común las canciones católicas
"Una espiga dorada por el sol", "Ven, ven, Señor no tardes", "Juntos como hermanos" y "Pescador de hombres"?. Todas fueron compuestas por una sóla persona: el padre Cesareo Gabaraín, quien compuso unas 500 canciones. Comenzó a componer a los 30 años y murió antes de los 55.

Pescador de hombres es el título de una canción religiosa compuesta en 1979 por el sacerdote y compositor español Cesáreo Gabarain (1936-1991) también conocida como "Tú has venido a la orilla". El autor la escribió como resultado de su visita a Galilea, y se convirtió rápidamente en una de las preferidas de la Iglesia Católica y la canción religiosa más cantada en el mundo de habla hispana.

Su letra se inspiró en el pasaje del Evangelio de Lucas en el cual, tras la pesca milagrosa, Jesús de Nazaret le anuncia a Simón Pedro que será pescador de hombres, y él y sus compañeros, dejándolo todo, lo siguieron (Lucas 5:1-11). La expresión «pescadores de hombres» también está presente en pasajes de los otros dos evangelios sinópticos, el Evangelio de Mateo (Mateo 4:18-20), y el de Marcos (Marcos 1:16-18).

El polaco Stanisław Szmidt escribió la versión polaca, y Gertrude C. Suppe, George Lockwood y Raquel Gutiérrez-Achon una de las varias versiones inglesas. La canción fue incluída en libros de cánticos litúrgicos de distintas denominaciones cristianas.

La canción era una de las preferidas del papa Juan Pablo II, y tras su muerte fue cantada frecuentemente en Polonia en recuerdo suyo.

Les propongo que inmediatamente después de cantar "Sonriendo has dicho ..." pongan su nombre. Ejemplo "Sonriendo has dicho Francisco"...o María, etc. En la iglesia, todos cantamos nuestros nombres al mismo tiempo, es una experiencia muy hermosa, hagan la prueba.
LETRA ORIGIAL:
Tu has venido a la orilla
no has buscado a sabios, ni a ricos
tan solo quieres que yo te siga

ESTRIBILLO:
Señor, me has mirado a las ojos
sonriendo, has dicho mi nombre
en la arena, he dejado mi barca
junto a ti, buscare otro mar

Tu necesitas mis manos
mis cansancios que a otros descansen
amor que quiero seguir amando

Tu sabes bien lo que quiero
en mi barca no hay oro ni espadas
tan solo redes y mi trabajo

Tu pescador de otros mares
ansia entera de almas que esperan
amigo bueno que asi me llamas
En el siguiente enlace una hermosa versión de "Pescador de hombres"
https://www.youtube.com/watch?v=sx9IHmnBvsU

miércoles, 14 de enero de 2015

Ríos de Fe


Las imágenes hablan por sí solas. Ningún pastor humano, católico o evangélico mueve tantas personas como el Buen Pastor junto a su Madre la Divina Pastora de Barquisimeto. La patrona de los larenses trae buenas noticias para el país. Eso es todo lo que tengo que decir. Dios nos bendiga.




lunes, 12 de enero de 2015

LA INTERCESIÓN DE LOS ÁNGELES Y DE LOS SANTOS




Según la doctrina oficial de nuestra iglesia, los católicos creemos que los milagros los hace Dios. También creemos que los santos, vivos y difuntos, y los ángeles pueden interceder por nosotros ante Dios. Muchos cristianos no católicos ponen en duda esta segunda parte basados en la siguiente cita:

“Dios es único, y único también es el mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre” 1 Timoteo 2,5

Es evidente sin embargo que esta cita no se refiere a la intercesión (orar ante Dios por las necesidades de alguien), sino a la mediación de Jesucristo, por su muerte en la cruz, cargando sobre sus hombros el pecado de la humanidad. En este sentido se entiende: “en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos. Hechos 4,12. Si leemos el contexto de esta cita se refiere la salvación traída por Jesús a la humanidad por su muerte en la cruz.

Pero orar por los demás (interceder) es una práctica bíblica común en el Antiguo Testamento:

“Perdona pues el pecado de este pueblo con esa gran misericordia y esa paciencia que has tenido para con él, desde su salida de Egipto hasta el día de hoy". Dios respondió: "Ya que tú me lo pides, lo voy a perdonar.” Números 1,19-20

“Dios hizo que la nueva situación de Job superara la anterior, porque había intercedido por sus amigos y aun Dios aumentó al doble todos los bienes de Job.” 42,10

Pero también es una práctica común en el Nuevo Testamento:

“Pero les ruego, hermanos, en nombre de Cristo Jesús nuestro Señor y del amor, fruto del Espíritu, que recen a Dios por mí. Luchen conmigo rogando por mí” Romanos 15,30

“Hermanos, rueguen también por nosotros.” 1 Tesalonicenses 5,25

“Oren también por nosotros, para que Dios nos dé palabras y pueda yo anunciar el misterio de Cristo. Por ese misterio estoy atado con cadenas” Colosenses 4,3

“Doy gracias a Dios, a quien sirvo con limpia conciencia como lo hicieron mis antepasados, de que sin cesar, noche y día, me acuerdo de ti en mis oraciones” 2 Timoteo 1,3


"Confiesen sus pecados mutuamente y oren unos por otros para que se sanen. La súplica del justo tiene poder cuando es perseverante" Santiago 5,16

"Vivan orando y suplicando, oren en todo tiempo según les inspire el Espíritu, velen en común y perseveren en sus oraciones sin desanimarse nunca, Intercediendo a favor de todos los hermanos" Efesios 6,18

Es indudable que María intercedió por un matrimonio en las bodas de Caná, adelantando la “hora” de los milagros de Jesús: “Sucedió que se terminó el vino preparado para la boda, y se quedaron sin vino. Entonces la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino.» Juan 2,3 (Continuar leyendo) y por su intercesión se realizó un milagro,

Pero hay una dificultad que aparece en algunos libros de la Biblia escritos antes del destierro de Babilonia, según los cuales, los muertos están inconscientes:

“El abismo no te da gracias, ni la muerte te alaba, ni esperan en tu fidelidad los que bajan a la fosa. Los vivos, los vivos son quienes te alaban: como yo ahora. El padre enseña a sus hijos tu fidelidad.” Isaías 38,18-19

“Los vivos saben que morirán; los muertos, nada saben. No tienen nada que esperar: son sólo un recuerdo olvidado. Pudieron amar, odiar, tener ambiciones: todo se perdió y nunca más tomarán parte en todo lo que se hace bajo el sol.” Eclesiastés 9, 5-6

Es en el profeta Daniel donde empieza a hacerse referencia a la resurrección pero después de un lapso de “inconsciencia:
“Muchos de los que duermen en la región del polvo se despertarán, unos para la vida eterna, otros para el horror y la vergüenza eterna.” Daniel 12,2

A partir del año 500, después del destierro de Babilonia, no sólo se empieza a creer en la resurrección de los muertos sino también en el hecho de que no están “inconscientes”, sino despiertos en la presencia del Señor. Lamentablemente, muchos grupos protestantes excluyeron de la Biblia, quince siglos después de Cristo los libros escritos a partir del destierro de Babilonia y que siempre fueron considerados Palabra de Dios por los cristianos desde hace 20 siglos y que se encuentran en la Biblia Católica.

“Las almas de los justos están en las manos de Dios y ningún tormento podrá alcanzarlos. A los ojos de los insensatos están bien muertos y su partida parece una derrota. Nos abandonaron: parece que nada quedó de ellos. Pero, en realidad, entraron en la paz.” Sabiduría 3,1-3

Pero es que además ese es el pensamiento de Jesucristo en el Nuevo Testamento:

“Además ya no pueden morir, sino que son como ángeles. Son también hijos de Dios, por haber nacido de la resurrección.” Lucas 20,36

En seguida vieron a Moisés y Elías hablando con Jesús. Mateo 17,3

Lázaro y Epulón (Lucas capítulo 16, versículos 19 al 31) estaban perfectamente conscientes después de su muerte

El ladrón arrepentido goza inmediatamente después de su muerte del paraíso «Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu Reino. Jesús le respondió: «En verdad te digo que hoy mismo estarás conmigo en el paraíso.» Lucas 23,42-43

Acerca de la intercesión de quienes están en el cielo podemos leer por ejemplo, sobre la intercesión del Arcángel Rafael:

“Les voy a decir toda la verdad, sin ocultarles nada. Ya les manifesté que es bueno mantener oculto el secreto del rey y que también es bueno publicar las obras gloriosas de Dios. Sepan entonces que, cuando tú y Sara rezaban, yo presentaba tus oraciones al Señor.” Tobías 12, 11-15

Jeremías desde el cielo, intercede por su pueblo:

“Había visto a Onías, antiguo jefe de los sacerdotes, hombre atento, bueno, humilde en sus modales, distinguido en sus palabras y que desde niño se había destacado por su conducta irreprochable. Este, con las manos levantadas, estaba orando por toda la comunidad judía. Luego se le había aparecido, orando en igual forma, un anciano canoso y digno que se distinguía por su buena presencia y su majestuosidad. Entonces el sumo sacerdote Onías había dicho a Judas: «Este es el que ama a sus hermanos, el que ruega sin cesar por el pueblo judío y por la Ciudad Santa. Es Jeremías, el profeta de Dios.» II Macabeos 15, 12-14

En el Nuevo Testamento los ángeles presentan las oraciones de los santos ante Dios, es decir, interceden:

“Y la nube de perfumes, con las oraciones de los santos, se elevó de las manos del ángel hasta la presencia de Dios.” Apocalipsps 8,4

La Biblia además afirma que la Virgen María se encuentra en el cielo, en la presencia de Dios, y sin duda, orando por su pueblo.

“Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.” Apocalipsis 12 (leer el capítulo completo) Salve Divina Pastora